Labor altruista de Hijos de Morán beneficia a más de 3 mil tocuyanos con la Feria de Salud

Miles de personas de Morán, Jiménez, Andrés Eloy Blanco e Iribarren, recibieron atención médica del 23 al 25 de noviembre en el Hospital Egidio Montesinos de El Tocuyo, donde la labor altruista de la organización Hijos de Morán centró sus esfuerzos a través de la Feria de la Salud para tender una mano amiga a quienes afrontan vicisitudes en estos tiempos complejos. Ellos lo necesitaban y corazones bondadosos estaban allí para ofrecer servicios gratuitos en las áreas de Medicina General e Interna, Pediatría, Nefrología, Otorrinolaringología, Cardiología, Dermatología, Urología, Odontología, Cirugía y Ginecobstetricia, cuyos médicos especialistas realizaron diagnósticos oportunos con el fin de que las personas puedan hacerse seguimiento a su condición de salud.

Asimismo, los aspectos relacionados con Psicología y Fisiatría fueron atendidos durante el fin de semana, en el que las actividades recreativas robaron sonrisas a los asistentes de la jornada, amenizada por el talento de músicos locales quienes regalaron sus letras a sus conterráneos.

Con la Feria de la Salud en El Tocuyo, más de 3 mil personas, incluyendo pacientes de Coro y Barinas,  se beneficiaron de este trabajo mancomunado entre Hijos de Morán, Fundación Venezolana de Rinología, Red Vecinal, Rutas Band, Médicos Unidos, Fundación Nena, Ascardio y el Decanato de Veterinaria de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA).

Cientos de voluntarios también se unieron para ayudar a quienes se fueron con soluciones a sus hogares. El apoyo de los propios habitantes fue fundamental al momento de ejecutar la acción social. De manera desinteresada, desde muy temprano aportaron su granito de arena en los diferentes servicios que se prestaron.

Más de cien médicos especialistas atendieron diversas patologías que fueron diagnosticadas en su debido momento y se les dieron a las personas las instrucciones sobre el tratamiento que deben seguir. Incluso, a muchos se les entregaron sus respectivos medicamentos. Fue una actividad con la que los larenses se sintieron conforme por la atención recibida.

Juntos todo es posible

La solidaridad y el altruismo distinguieron a la Feria de la Salud en El Tocuyo, donde se demostró –una vez más– que con unión, constancia y energía se pueden lograr actividades en pro de los ciudadanos.

Beatriz García, quien forma parte del equipo de la Asociación Civil Hijos de Morán, agradeció la ayuda prestada durante los tres días de trabajo voluntario de quienes se levantaron muy temprano para esperar a las personas. Hizo mención especial a la juventud que sigue creyendo en su municipio y trabajando porque todos tengan una mejor calidad de vida.

“Hijos de Morán es una organización donde se puede ver un pueblo unido trabajando todos por el bien común. Queremos que muchas personas en Venezuela hagan algo similar, que sigan uniendo esfuerzo y trabajando en equipo”, destacó García.

Hijos de Morán somos todos, de allí que numerosas organizaciones han decidido unirse para ayudar a todo aquel que lo necesite, dijo.

¡Gracias Hijos de Morán!

Con esa expresión, las miles de personas atendidas retribuyeron todo el esfuerzo que el equipo de Hijos de Morán y sus aliados emplearon durante la Feria de la Salud.

“Nos atendieron muy bien. Esperé las jornadas para hacerme la cirugía porque debido a la situación país, era imposible”, comentó Edimar Yépez, una morandina operada de vesícula. Como a otras, se le hacía imposible recibir atención médica privada y adquirir medicamentos por el alto costo, pero en la jornada encontró una solución. “Ellos siempre están pendiente de todo aquel que lo necesite, incluyendo a los abuelitos. Muchas gracias a todos y agradecida por lo que están haciendo”.

Otra de las personas beneficiadas fue Elizabeth Escalona y Franklin Castañeda, esposos que llevaron a sus hijas Isabela y Mélani a ser atendidas por un especialista. Sus pequeñas presentaban complicaciones de salud desde hace semanas. Al conocer de la Feria de la Salud decidieron asistir, porque sus adoradas hijas tenían una virosis muy fuerte.

“Las jornadas me parecen excelente, porque es una gran ayuda que le dan a los niños. Estuve en la emergencia y es increíble la cantidad de niños que no tenían medicamento. A los Hijos de Morán, muchas gracias… Actividades de estas se requieren, no hoy, sino siempre. Les deseo que sigan creciendo”, aseguró Elizabeth Escalona.

Entre las personas que aprovecharon la Feria de la Salud está la señora Jenifer Fernández. Gracias a Hijos de Morán se le hizo su cesárea y vino a alegrar su núcleo familiar el pequeño Alejandro José, quien pesó 3 kilos 700 gramos. “Les pido que sigan luchando por los más necesitados”, expresó con nostalgia.

Quien se levantó muy temprano para asistir a la actividad fue Violeta Alvarado, pues tenía a su niño con fiebre que requería atención inmediata. “El medicamento que necesitaba cuesta 3 mil bolívares soberanos, pero era imposible adquirirlo. Gracias a Dios están las jornadas. Le pido a Dios que les dé mucha fuerza para que sigan ayudando a los más necesitados”, manifestó.

La salud en manos de profesionales

Personal médico externo al Hospital Egidio Montesinos como interno dio lo mejor de sí para las más de 3 mil personas atendidas. Tal es el caso de Antonella Ferrer, quien está a cargo del Servicio de Cardiología. Aseguró que se prestaron los servicios de Neumonología, ORL, cirugía y otros.

“Esto hace falta a todos los pacientes que requieren un servicio médico efectivo. Jornadas como estas son necesarias porque es una ayuda a la comunidad. Me siento orgullosa de pertenecer a este movimiento humano y sin fines de lucro, porque colaboramos con la comunidad. Debe mantenerse por un mejor país”, indicó.

El especialista en Ginecología y Obstetricia, doctor Agustín Delgado, también dio su aporte. Dijo que es una “bendición de Dios los Hijos de Morán, por la labor social que están haciendo a nivel local. Esperemos que esto se perpetúe y muchas personas sigan ayudando”.

Quien también estuvo complacida por la labor ofrecida fue la doctora Isabel Cristina Ramos de Fernández, médico pediatra que sintió satisfacción al atender a los niños. “De los pacientes que hemos visto, algunos fueron hospitalizados con bronconeumonía. Gracias a estas jornadas se puede iniciar la solución a este problema”, expresó.

Ramos de Fernández desde hace 13 años ayuda a los morandinos con sus conocimientos sobre medicina pediátrica. En Humocaro Bajo ofrece una consulta benéfica a los necesitados. A los Hijos de Morán, desea que continúen dando soluciones a los problemas.

Sobre la Feria de la Salud, la coordinadora del Área de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Egidio Montesinos, manifestó que fue una jornada exitosa. Además de atenderse a los pacientes, se les dejaron indicaciones para sus historias.

Recalcó que los Hijos de Morán siempre están con nosotros las 24 horas. “Es una excelente labor para ayudar con insumos y medicinas. Bendiciones y gracias para todas las personas que nos ayudan desde donde estén”, dijo entre lágrimas.

Para ella, el trabajo siempre será buscar la solución y canalizar los problemas. “Me lleno de emotividad, porque me duele cuando hay pacientes que no tienen y están desesperados buscando medicamentos. La salvación siempre es Hijos de Morán, que están constantemente. El pueblo no se imagina la gente que está detrás de esto”.

¿Qué ofrece Hijos de Morán?

Además de la Olla Solidaria donde se les da alimento a personas de bajos recursos, está el Programa de Becas con el fin de que algunos jóvenes terminen su carrera de manera presencial. De ellos, hay cinco becados.

Asimismo, con Hijos de Morán se capacita a personas con el fin de que se empoderen a través de cursos de liderazgo, emprendimiento, cambio de paradigma, inglés y redes sociales. 17 personas estudian en línea una carrera en licenciatura previo convenio con una universidad de Guayaquil. A ellos se les prestan los equipos de computación.

El mercado de los corotos es todo un éxito, en sus espacios se ofrecen a los más necesitados artículos de segunda mano en buen estado. Con su venta se generan recursos para ayudar a los más desposeídos. Otros reciben donaciones de sillas de ruedas y andaderas, adicional al trabajo constante que se desarrolla en el Parque Dos Cerritos, un espacio de 4 hectáreas recuperado por Hijos de Morán, organización que igualmente cuenta con el programa de recuperación de los abuelitos en el ancianato de la localidad.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *